La presidenta de la asociación 'Francesco Tonucci', Mar Romera, reclamó que 'los niños y niñas deben dejar de ser invisibles'

La presidenta de la asociación 'Francesco Tonucci' y psicóloga, María del Mar Romera Morón, asumió ayer en O Barco el papel de abogada de los niños. Defendió sus derechos, como el del juego, pero no los quiere sobreprotegidos. Reclamó libertad y espacio para sus juegos, pero también el derecho a equivocarse. Además, defendió su implicación en la familia y responsabilizarlos de sus acciones. 'Mi vida depende de lo que decido, incluso necesito aprender a fracasar', dijo la conferenciante, que pretende que 'los niños dejen de ser invisibles'.

Amplía la información en el siguiente enlace:
DIARIO DIGITAL "LA REGIÓN" DE OURENSE



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada